cirugia refractiva

¿Cuáles son los riesgos más comunes de la cirugía refractiva?

La cirugía refractiva es un procedimiento cada vez más extendido para luchar contra defectos como la miopía, la hipermetropía o el astigmatismo.  Se trata de un método altamente recomendable en el que el paciente puede recuperar la totalidad de su visión, diciendo adiós a las gafas y lentillas. No obstante, como cualquier intervención, conlleva una serie de riesgos a tener en cuenta antes de someterse a ella.

Riesgos de la cirugía refractiva

Se trata de un proceso seguro en el que lo normal es que no se dé ningún tipo de complicaciones, sin embargo éstos son los más comunes:

  • Suspensión de la cirugía por corte incompleto del flap: El problema se produce cuando se inactiva la succión del anillo de fijación tras el paso de microquerátocomo, provocando un corte incompleto del flap corneal.  Si ocurre esto, hay que suspender la cirugía y volver a realizarla tres meses después. No suele producir secuelas, aunque, en ocasiones, puede producir disminución de visión. Es muy poco probable y ocurre en 1 de cada 2000 casos.
  • Infección: Es el riesgo más serio de todos los que se pueden asociar a la cirugía refractiva. El periodo de infección abarca desde las 48 hasta las 72 horas tras la intervención. Es conveniente realizar un tratamiento con antibióticos en el preoperatorio para evitarlo en la medida de lo posible.  El riesgo de infección es muy bajo, siendo del 0,1%.
  • Queratitis lameral difusa: Consistente en procesos de inflamación intensos tras la intervención que pueden dificultar la visión en cierto grado. No suele ser una afección grave y los pacientes responden bien al tratamiento con colirios antinflamatorios.
  • Sequedad ocular: Uno de los problemas asociados a la cirugía refractiva es la sequedad que experimentan los globos oculares en las horas posteriores a la intervención. La causa no es otra que es la afectación transitoria de los nervios ópticos corneales encargados de la lubricación tras la intervención. El proceso es totalmente normal como parte del postoperatorio, por lo que se recomienda la utilización de lágrimas artificiales.
  • Mala cicatrización: En los procesos en los que la cirugía refractiva ha sido realizada a través del método PRK se corre el riesgo de que haya zonas de la córnea que tarden más en cicatrizar. A este fenómeno se le denomina haze  y  puede afectar entre el 1% y 3% de los casos. Es más recurrente cuanto más elevada sea la miopía a corregir al paciente.
  • Utilización de lentes tras la intervención: Existen procesos de cirugía refractiva en el que, pese a la corrección del defecto, se pueden generar problemas por el mismo proceso de cicatrización del paciente y éste tenga que usar gafas en un periodo posterior a la intervención. También pueden presentarse por los propios vicios refractivos del individuo.
  • Destellos nocturnos: Muchos pacientes cuya zona a tratar con la operación es más pequeña que la pupila pueden experimentarlos, de manera temporal, tras la operación. El motivo es que durante el periodo nocturno la pupila se dilata.

En cualquier caso, desde Clínica Oftalmológica Dr Cintrano, te recomendamos confiar en la cirugía refractiva como procedimiento para corregir problemas de visón. Sus beneficios son infinitamente superiores a los riesgos y el porcentaje de padecer alguno de ellos es muy bajo.

En Clínica de Oftalmología Dr Cintrano somos expertos en medicina ocular

Si estás pensando en apostar por la cirugía refractiva  y quieres solventar tus dudas ¡Contáctanos! Estaremos encantados de atenderte

proteger tus ojos