consejos prevenir astigmatismo

Qué es el astigmatismo y cómo corregirlo

Seguro que has oído hablar del astigmatismo pero ¿qué es? Bien, el astigmatismo se puede definir como una imperfección que se produce en la estructura de la lente que tenemos en el ojo o curva de la córnea que se encarga de cubrir la pupila y el iris. Gracias a esta membrana transparente, nuestro ojo nos permite enfocar los rayos de luz que nos llegan de forma correcta hacia nuestra retina gracias a que tanto el cristalino como la córnea tienen la misma curvatura en todas las direcciones.

En cambio, al tener astigmatismo, lo que ocurre es que o bien el cristalino o bien la córnea no comparten esa curva de forma totalmente homogénea, sino que se achatan en los polos y surgen radios distintos de curvatura en los ejes principales. De esta manera, se produce un error de refracción, ya que los rayos de luz no quedan refractados correctamente. ¡Pero hay solución! Gracias a los avances en la oftalmología, este problema puede ser solucionado de forma cómoda y rápida a través de diferentes tratamientos, como la cirugia refractiva.

¿Hay diferentes tipos de astigmatismo?

Sí, dependiendo del problema que se origine en la lente habrá un tipo de astigmatismo diferente.

Hablamos de astigmatismo corneal cuando la propia córnea tiene una forma irregular, mientras que, si el problema es que la lente ofrece una visión distorsionada, hablaríamos de astigmatismo lenticular.

La principal consecuencia de este tipo de incorrecciones consiste en que nuestra visión, tanto lejana como cercana de los objetos resulta distorsionada o borrosa.

Pero ¿cómo se origina el astigmatismo? ¿Es hereditario? Es común nacer con algún grado de astigmatismo desarrollado principalmente de forma hereditaria. Aunque, por otro lado, también es posible que este se produzca tras una enfermedad, lesión o cirugía ocular.

También es común tener este defecto conjuntamente con otros errores refractivos, como son:clinica cirugia refractiva Madrid

  • la miopía, basada en enfocar por delante de la retina en lugar de sobre ella y provocar dificultades en la visión de lejos;
  • o la hipermetropía, consistente en que el ojo no sea capaz de refractar o doble la luz, lo que hace que las imágenes no sean enfocadas con claridad y afecta a la visión de los objetos de cerca.

 

Cómo se pueden identificar los síntomas del astigmatismo

El astigmatismo es un problema que puede ocurrir a cualquier edad que suele ser más fácil de identificar siendo adultos ya que nosotros sí somos capaces de identificar cuándo tenemos una visión alterada que no es como debería ser.

En cambio, en el caso de los niños, es posible que no sean conscientes de que tienen síntomas de astigmatismo, por lo que ni siquiera llegarán a quejarse de que su visión está distorsionada o borrosa. Por ello, es fundamental que se realicen exámenes de ojos con regularidad para detectar cualquier problema de visión que pudiesen tener, incluido este, que puede afectar muy seriamente a sus capacidades en el colegio o al practicar algún tipo de deporte.

Entre los síntomas más comunes del astigmatismo, destacan:

  • la fatiga visual
  • que ciertas partes de la visión queden distorsionadas
  • la visión borrosa
  • que se padezcan dolores continuos de cabeza
  • la dificultad para conducir durante la noche
  • molestias oculares que nos obliguen a abrir y cerrar los ojos para ver con mayor claridad.

Los síntomas pueden variar y llegan, en algunos casos, a no afectar a la visión. Todo dependerá de la edad y grado.

Por otro lado, aunque son síntomas comunes al astigmatismo, es posible que no lo padezcamos, pero lo ideal es estar alerta y consultar al oftalmólogo ante cualquier síntoma, para someterse un completo examen óptico.

El astigmatismo puede ser, además,  de tres tipos:

  • El simple, desarrollado en un único eje;
  • El compuesto, que, además de afectar a este eje, también está vinculado a la hipermetropía y miopía;
  • El mixto, que consiste en que un eje enfoque detrás de la retina. Hablaríamos del hipermetrópico o, cuando el enfoque se produce delante de la retina, nos referimos al miópico.

Corrección del astigmatismo ¿qué opciones tengo?

clinica oftalmologica madrid

De la misma forma que con otros tipos de problemas oculares, el astigmatismo puede ser tratado desde diferentes enfoques.

Entre los distintos tratamientos que se pueden utilizar, sobresalen las tradicionales gafas, aunque tienen como inconveniente que para algunas personas no son una solución ni estéticamente aceptable, ni cómoda para ciertas situaciones como hacer deporte.

También se pueden utilizar las lentes de contacto, que resuelven estos problemas pero pueden ocasionar dependencia de uso, además de requerir un mantenimiento y grado de higiene tal que algunas personas las consideran una opción algo incómoda y poco práctica.

Y, por último, la solución definitiva sería el uso de cirugía láser, que permite corregir el problema del astigmatismo completamente y libera a la persona de la dependencia de utilizar otros métodos de corrección distintos.

Cirugía refractiva, el método definitivo

La cirugía refractiva tiene como principal misión modificar de manera permanente la forma de la córnea, con la finalidad de restablecer la capacidad que tiene nuestro ojo para enfocar correctamente. Es decir, mejora la visión gracias a que los rayos de luz enfocan sobre la retina con mayor precisión.

Existen distintos tipos de cirugía refractiva que pueden aplicarse, alternativamente, en función de la edad, necesidades visuales, defecto refractivo o características propias de cada ojo. Podemos destacar:

  • Queratomileusis asistida con láser o LASIK. Este procedimiento, por medio de láser, permite moldear la córnea para garantizar la correcta visión. Este método crea una fina capa de tejido corneal, de manera que, con el uso del láser excímer es posible eliminar la cantidad de tejido adecuada para corregir el defecto del paciente.

Podrán someterse a esta intervención los mayores de 18 años con defectos estables y moderados. Una técnica que no daña el ojo y permite al paciente reincorporarse inmediatamente al ámbito laboral. Además, evita que el defecto vuelva a aparecer con el tiempo y resulta un método preciso, seguro, cómodo y con excelentes resultados.

  • Lente intraocular. Consiste en introducir una lente fija con la graduación exacta en el interior del ojo y garantizar la perfecta visión. Esta lente no molesta y su intervención no requiere ni siquiera hospitalización.

Para una graduación muy alta, se suele utilizar la implantación de lentes intraoculares capaces de corregir cualquier tipo de defecto ocular, independientemente del grado: hipermetropía, miopía o astigmatismo.

  • Ablaciones superficiales. Destacan varias técnicas, como el PRK, EPILASIK o el LASEK, que actúan sobre la superficie de la córnea y separan o eliminan el epitelio, su capa más superficial, de esta. Una vez separado, el láser actuará sobre el estroma corneal y reducirá el número de dioptrías.

La cirugía refractiva permite eliminar defectos oculares como el astigmatismo de una forma rápida, cómoda y definitiva mediante novedosas técnicas en oftalmología.

En la clínica del Dr Cintrano somos profesionales de la cirugía refractiva y buscamos la mejor opción para nuestros pacientes. No todos los problemas de astigmatismo son iguales, por lo que siempre habrá que estudiar cada caso en particular para obtener los resultados definitivos.

Si quieres pedir una cita ¡llámanos cuanto antes! Podrás disfrutar de promociones en técnicas refractivas y ofertas que no encontrarás en ninguna otra parte.

¿Listo para volver a ver como antes?