proteger tus ojos

Proteger tus ojos del agua ¡Este verano!

Además de proteger tus ojos del sol durante el verano, también es fundamental un cuidado especial con respecto al agua. Desde la clínica Cintrano te damos unos interesantes consejos para que descubras cómo mantener tus ojos “a salvo” de manera efectiva frente a este líquido. Proteger tus ojos del agua es muy importante para mantener una buena salud visual.

Los riesgos del agua: Cómo proteger tus ojos del agua

En el momento en el que nadamos en mares, lagos, ríos o piscinas exponemos nuestros ojos a bacterias, parásitos o químicos que provocan irritaciones o lesiones peligrosas que afectan a la visión.

Es importante para todos mantener una buena calidad de las aguas para garantizar su salubridad, previniendo la contaminación química o bacteriológica tan perjudiciales para los ojos.

Además no siempre las aguas están sometidas a un análisis para su control y posterior consulta,  como puede ser el caso de las piscinas públicas en el que en algunas ocasiones la prueba y evaluación del agua no está disponible. Sigue las siguientes medidas de protección para tus ojos y cuídalos cuando estés en el agua:

  1. Debes utilizar gafas de natación o buceo que permitan proteger tus ojos frente a posibles golpes, así como para favorecer el dinamismo mientras te bañas y estimular la libertad en tus movimientos a la hora de practicar natación. Igualmente las gafas de natación son un excelente instrumento que permite la proteger tus ojosprotección de los ojos frente a posibles infecciones. Destacar que su uso es especialmente importante en el caso de que uses lentes de contacto o padezcas de algún tipo de alergia, además hay que prestar atención a los niños, ya que las aguas no están totalmente limpias. Si no es posible que cuentes con gafas de buceo o natación, trata de evitar nadar o bucear con los ojos abiertos en la medida de lo posible, para prevenir algunos efectos como pueden ser los ojos rojos.
  2. En el caso de que percibas un olor fuerte a químicos lo más aconsejable es que no te bañes, puesto que en ese caso habría una mayor posibilidad de que tus ojos se irriten o se enrojezcan. Según un estudio publicado por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades y realizado en colaboración con la National Swimming Pool, se puede concluir que lo que realmente provoca la irritación de los ojos es la mezcla del cloro con la orina o el sudor, y no únicamente el cloro.
  3. Para reducir el riego de infecciones hay que evitar sumergirse en aguas turbias, evitando además la posibilidad de que entre alguna partícula molesta en tu ojo que pueda provocar su irritación o incluso provocar heridas. Durante el verano y en caso de que disfrutes de un agradable día de playa, hay que protegerse de la sal, ya que igualmente puede provocar irritación en la conjuntiva del ojo, por lo que además del uso de gafas es necesario evitar el uso de lentillas, y en tal caso utilizar las desechables de un solo uso.
  4. Incrementar el grado de protección con las medidas anteriormente mencionadas en el caso de niños y personas mayores, para minimizar la incidencia de conjuntivitis y queratitis, más peligrosa en estos casos.

Proteger tus ojos del agua es muy sencillo si sigues estos prácticos consejos. Consigue cuidar eficazmente tus ojos en verano. En caso de cualquier duda consulta con nosotros, ¡Estaremos encantados de poder ayudarte!

proteger tus ojos