oftalmologia infantil

¿Cómo tratar el ojo vago en una clínica de oftalmología infantil?

La ambliopía o trastorno del ojo vago es una de las afecciones visuales más frecuentes en niños y que hay que controlar cuanto antes para evitar males mayores en el futuro. De ahí que sea altamente recomendable acudir a una clínica de oftalmología infantil para aplicar un correcto tratamiento que permita el desarrollo adecuado del sistema visual del pequeño. Pero, ¿Cuál es este tratamiento y en qué consiste? Te lo contamos a continuación.

¿Qué es la ambliopía u ojo vago?

Antes de explicar los posibles tratamientos que en nuestra clínica de oftalmología infantil podemos ofrecerte, vamos a explicarte qué es esta patología y por qué se da. El síndrome del ojo vago se produce cuando, sin la necesidad de existir alteraciones en ninguna de las estructuras del ojo, se produce una disminución notable de la agudeza visual sin que se pueda detectar ningún tipo de enfermedad que la provoque.  No obstante, existen tres tipos de ambliopía que sí pueden derivar de algunas patologías visuales:

  • Ambliopía por estrabismo: Se desarrolla cuando los ojos no están derechos, pudiendo desviarse hacia adentro, afuera o abajo. Cuando ocurre esto, el cerebro tiende a ‘desconectar’ ese ojo, disminuyendo la visión en el mismo.
  • Ambliopía por privación: Se da cuando el ojo del niño cuenta con una catarata o elemento similar que dificultan la visión, evitando que este ojo se desarrolle de manera correcta. Además, se puede presentar en ambos ojos. En este caso, resulta esencial acudir a una clínica de oftalmología infantil cuanto antes para eliminar el componente que está obstruyendo la visión.
  • Ojo vago por defecto refractivo: Se da cuando existe un defecto refractivo muy grande en uno de los ojos del niño y que provoca una desigualdad entre ambos. Cuando esto ocurre, el cerebro tiende a ‘desconectar’ ese ojo que cuenta con una mayor hipermetropía, astigmatismo o miopía.

Tratamientos que una clínica de oftalmología infantil puede ofrecerte

Dependiendo del tipo de ambliopía que padezca el niño, se podrá aplicar un tratamiento u otro. Cuando se trata de un ojo vago por un defecto refractivo, se podrá controlar con unas lentes que ayuden a mejorar la visión del ojo que padece la patología, de modo que el cerebro vuelva a conectar correctamente el globo ocular. Si estas lentes no son efectivas,  se puede optar con un tratamiento con parches que puede durar semanas o hasta meses. Este tratamiento es uno de los más efectivos en oftalmología infantil para tratar la ambliopía. Al tener el ojo de mayor agudeza visual tapado, se obliga al cerebro a volver a utilizar el otro, reduciendo el problema. Dado que el parche puede considerarse una medida más antiestética, también se puede conseguir un efecto similar con gotas que ayuden a provocar una visión borrosa en el ojo fuerte.

Es posible que tanto el parche como las gotas deban seguir suministrándose un tiempo después de que la visión haya sido restaurada en el ojo más débil. El motivo no es otro que preservar esa mejoría.

En los casos en que se deba a al problema de estrabismo,  suele ser habitual el mismo tratamiento antes de realizar la cirugía para alinear correctamente los ojos. Cuando la patología es derivada de un problema de catarata, suele ser necesaria la cirugía para eliminar el componente que dificulta la visión. No obstante, no siempre se puede corregir eliminando la patología que supuestamente la provoca, por lo que se debe apostar por el fortalecimiento del ojo con ambliopía.

En los casos en los que no se asocie a ninguna enfermedad que la provoque, se optará por el mismo tratamiento de lentes, parches o gotas que ayuden a eliminar el síndrome del ojo vago.

En Cintrano somos expertos en oftalmología infantil

Si acudes a Cintrano, contarás con un equipo de profesionales de primer nivel, expertos de oftalmología infantil. Deja el cuidado de los ojos de tus hijos en las mejores manos. No lo dudes más y contáctanos. Te esperamos.

proteger tus ojos