oftalmologia infantil revision

Oftalmología infantil: ¿Cuándo es el mejor momento para la primera revisión?

Una de las mayores preocupaciones de los padres respecto a la atención de sus hijos pequeños es el cuidado de su vista y, por ende, cuándo visitar el oftalmólogo por primera vez.  ¿Cuándo es el momento indicado? Es la eterna pregunta. Desde Clínica de Oftalmología Infantil Dr Cintrano, vamos a darte las claves para que reconozcas ese momento sin ningún problema.

Si tu bebé se acerca demasiado los objetos  a la cara o se estrella contra las paredes cuando gatea  es posible que necesite de una visita al oftalmólogo. Otro de los indicadores habituales para llevar a los más pequeños de la casa a una clínica de oftalmología infantil son los antecedentes familiares. Los niños presentan una mayor probabilidad de sufrir problemas oculares congénitos si éstos se presentan en sus padres.

No obstante, también es posible que el pequeño no manifieste defectos refractivos. Si esto es así, resulta conveniente que visite el oftalmólogo antes del periodo de los 24 meses.

¿Cómo es la primera visita a una clínica de oftalmología infantil?

En los bebés que no superan el año de vida, el examen de agudeza visual consiste principalmente en el seguimiento de un objeto, aunque todavía no lo identifique de manera correcta.  Esta exploración será cada vez más fiable con el paso del tiempo. Concretamente, a la edad de dos años, cuando ya reconocen algunas formas, y a los 3 años, edad en la que el diagnóstico resulta mucho más claro.

Una vez que se ha efectuado el examen, se realizará el diagnóstico y se decidirá si es necesario el empleo de gafas.  En el caso de que esto sea necesario, se hará imprescindible la ayuda de los padres para su adaptación, ya que a edades tan tempranas es habitual el rechazo por parte del niño de cualquier medida oftalmológica para corregir el defecto.

¿Qué problemas oculares son los más frecuentes en los niños?

Acudir a una clínica de oftalmología infantil se hace del todo necesario para preservar la salud ocular de los más pequeños y, así, evitar problemas en adolescencia y edad adulta.  Las señales que te contábamos más arriba son un claro indicativo de que algo pasa y deberás estar atento para evitar patologías como las que te presentamos a continuación.

1) Estrabismo: Cuando el pequeño desvía un ojo o ambos hacia adentro, arriba, abajo o los lados de manera permanente u ocasional, probablemente se deba a esta afección.  Si se detecta temprano, se puede corregir con  varias opciones seguras y efectivas.  Generalmente puede tratarse mediante lentes con cristales adecuados a la patología, parches y ejercicios musculares. No obstante, en los casos en los que el tratamiento médico no surte efecto, se recomienda la vía quirúrgica.

2) Ambliopía: También conocido como ojo vago, es otro de los grandes motivos por los que acudir a una clínica de oftalmología infantil.  Consiste en una agudeza visual inferior en uno de los ojos sin necesidad de que exista ningún defecto de refracción. Suele corregirse con gafas o un tratamiento de parches que obliguen al ojo perezoso a trabajar y perfeccionar su calidad de visión. No es tan fácilmente identificable como el anterior, por lo que deberemos estar muy atentos a sus gestos.oftalmologia infantil revision -2

3) Defectos refractivos: Conocidos como la miopía, la hipermetropía o el astigmatismo, pueden presentarse, incluso, desde el nacimiento para ir desapareciendo a medida que el niño crece. El motivo no es otro que el desarrollo natural del sistema de visión del pequeño. Lo ideal es acudir a una clínica de oftalmología infantil para prevenir cualquiera de estos problemas y asociarlos al período que corresponde. 

En Clínica de Oftalmología Infantil Dr Cintrano, somos expertos en el cuidado de la vista de los más pequeños

Si quieres saber más sobre la salud ocular de tu hijo, consúltanos ante cualquier duda y conoce nuestro equipo de profesionales. Estaremos encantados de atenderte. No te arrepentirás. Te esperamos.

proteger tus ojos